Paul McCartney se acordó una vez más del cumpleaños de «hermano menor», George Harrison, quien un día como hoy hubiese cumplido 76 años, a través de un mensaje en su cuenta oficial de la red social Twitter.

«Feliz cumpleaños, eterno George, te amamos!», publicó Macca cuyo saludo generó una ola de respuestas de los fanáticos que se sumaron a un día muy especial en el calendario beatle.

Paul conoció a George en Liverpool, en la época de la niñez, y luego se lo presentó a John Lennon para reforzar Los Quarrymen dada su habilidad con la guitarra que superaba los esfuerzos del dúo compositor más influyente de todos los tiempos a pesar de ser el menor del grupo.

Harrison se adaptó enseguida a la banda y con su perfil bajo se mantuvo detrás de los extrovertidos Lennon y McCartney.

En Los Beatles, George fue indispensable con una incidencia de menor a mayor durante el periodo de actividad del grupo. Su primera canción, una especie de ensayo, fue «Don’t Bother Me», incluida en el disco «With The Beatles» (1963). Sus aportes en las armonías fueron esenciales para otorgarle a Los Beatles un sello distintivo con una tarea que no resultaba sencilla: el equilibrio entre Paul y John.

A medida que Los Beatles crecieron, George se interesó más por la composición y los arreglos. Por ejemplo, la introducción con guitarra criolla de «And I Love Her» es obra de Harrison como también la sugerencia de un cambio de tempo indispensable en «We Can Work It Out».

Con el resquicio otorgado por Lennon y McCartney se despachó con temas como «I Need You» o «If I Needed Someone», pero sin lugar a dudas, su gran contribución residió en el descubrimiento de la cultura hindú para el mundo pop. Nuevos instrumentos aparecieron para Los Beatles que se notaron en el disco «Rubber Soul», especialmente con «Norwegian Wood (This Bird Has Flown)».

La composición de «Within You Without You» para el disco «Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band» resultó revolucionaria, a pesar del rechazo primario no solo en los fans, sino también en el seno del grupo.

Luego, los clásicos «While My Guitar Gently Weeps», «Here Comes The Sun» y «Something» descubrieron al gran compositor que se abrió paso entre Lennon y McCartney quienes debieron agudizar el ingenio para no quedar detrás.

Su carrera solista comenzó con el genial «All Things Must Pass», el disco triple que contuvo todo aquello que no salió a la luz en la etapa final beatle. El debut auspicioso, que incluyó el magnífico «Concert For Bagladesh», dio paso a un George que acumuló problemas personales y desvió el foco en su carrera.

En los ochenta, el éxito masivo, algo que George no buscaba, tocó a su puerta con el álbum «Cloud Nine» y luego con una formación histórica junto con Bob Dylan, Jeff Lynne, Tom Petty y Roy Orbison: The Travelling Willburys.

El reencuentro en los noventa con Paul y Ringo Starr, tal vez su socio preferido del círculo beatle, para el proyecto «Anthology» reavivó los recuerdos y le puso fin a la distancia con McCartney que se puso de manifiesto cuando Los Beatles fueron inducidos al Rock And Roll Hall Of Fame en 1988. Aquella noche, Paul no asistió, alegó problemas contractuales con sus ex compañeros, aunque la popularidad renovada de George quizás haya sido la clave de su ausencia.

Su partida, el 29 de noviembre de 2001, generó una tristeza infinita. El mundo lloró a George. El homenaje definitivo se produjo un año después con el «Concert For George», organizado por su gran amigo Eric Clapton.

George ya era leyenda, el mundo de la música lo reconoció como tal, pero cada día se lo extraña un poco más.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here