El tiempo pasó desde la publicación desde “Egypt Station” y el disfrute fue constante. El último disco de Paul McCartney, editado el 7 de septiembre pasado, nos invita a un ejercicio difícil, pero que se disfruta. Elegir la mejor composición es una tarea que requiere paciencia, pero creemos que la mayoría coincide que “Despite Repeated Warnings” sobresale entre todas.

El reclamo a los líderes del mundo por la política sobre el medio ambiente es otra suite (la inclusión de varios movimientos en una sola pieza) que resulta un clásico en la discografía de McCartney. No resulta sencillo llevar a cabo este tipo de idea, pero a Paul le sale “de taquito” y los ejemplos son varios. He aquí, sin contar “Despite Repeated Warnings”, sus mejores cinco.

1- Uncle Albert/Admiral Halsey (Ram, 1971)
Paul tiró la casa por la ventana con “Ram”, un disco de mayor producción en comparación con “McCartney”, su debut solista, en 1970. Esta canción se puede exponer como una muestra de ello. La dedicatoria al tío Alberto es un collage de sonidos, con tormenta incluida, bajo la colaboración oculta de George Martin, que fusiona una balada, el paso de Music Hall y un segemento pop atronador con los coros de Linda. Una belleza que otorgó el primer número uno a Paul en la Billboard.

 

2- The Pound Is Sinking (Tug Of War, 1982)
El alejamiento de Wings le dio a McCartney la oportunidad de volar más alto, a pesar del nombre de su ex banda, en lo musical. George Martin lo liberó en ese sentido y Paul sacó a la luz este tema donde encarna diferentes personajes en el relato de una historia socio-económica. La sensibilidad y prolijidad son características de “Tug Of War” y este registro lo confirma con un McCartney descomunal que recuerda al de “Ram” en la interpretación vocal. Denso, dramático, rockero y sensible.

 

3- Rinse The Raindrops (Driving Rain, 2001)
La oscuridad de “Driving Rain” generó esta pieza extensa cargada de microclimas rockeros, toques grooves y un alma de jam organizada. Escucharla es entregarse a un ambiente pesado, por momentos te ubica en el centro de la tormenta, con un Paul que deja la voz en un grito desesperado y (¿quizás?) terapéutico.

 

4- Band On The Run (Band On The Run, 1973)
Un clásico de Paul, una obra maestra de su etapa solista. La historia transcurre en una cárcel. Desde el encierro, el deseo de escape y la salida clandestina tan anhelada, la jerarquía musical es notable. Lo más asombro reside en que Paul, Linda y Denny Laine son los artífices de semejante interpretación ¿Acaso Freddie Mercury se inspiró en ella para ‘Bohemian Rhapsody’?

 

5- Morse Moose And The Grey Goose (London Town, 1978)
La composición de Paul y Denny Laine es un punto alto de “London Town”. Lo que nació en una jam, con un jugueteo de Denny en guitarra que derivó en un sonido similar al del cógido morse, se transformó en el cierre perfecto para el álbum. Por momentos suena épica con pizcas de la música disco en concordancia con el género de moda de fines de los setenta. La línea de bajo es irresistible.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here