El productor de “Egypt Station”, Greg Kurstin, brindó una entrevista a la revista Rolling Stone con motivo de su trabajo con Paul McCartney, uno de sus ídolos musicales. La nota se basó en las canciones del próximo disco de Macca, a editarse el 7 de septiembre, donde resalta la exigencia del músico más importante de todos los tiempos y nosotros exponemos las frases más salientes.

Su primer contacto con McCartney:
Hicimos una sesión juntos para una película. Todavía no estoy seguro de si ya salió o no, pero pasamos un día en el estudio con una banda completa, una sección de vientos, cantantes de fondo y todo lo relacionado con esta canción que Paul había escrito para una película animada. No sé cuál es su estado, pero creo que fue una prueba para Paul y para mí. Creo que quería ver cómo era trabajar conmigo. Esa fue la primera vez y fue como hace tres años.

¿Cómo se convirtió esa canción en un trabajo para un álbum completo con él?
Un año después de esa sesión habló sobre trabajar en algunas cosas. En realidad, no fue como el compromiso de un álbum al principio. Simplemente evolucionó hasta convertirse en eso. Al principio, era solo él y su banda en el estudio. Trajo algunas canciones y comenzamos a trabajar en ellas. Se sentía como una buena vibra y estábamos muy cómodos el uno con el otro. Hemos trabajado juntos desde entonces en pequeños bloques de tiempo entre sus giras y cosas así. Fueron dos semanas aquí y luego otras dos semanas allí. A veces estábamos en Estados Unidos y otras en Inglaterra y se extendió después de un par de años.

¿En qué forma estaban las canciones cuando comenzaste? ¿Tenía demos?
Fue variando. A veces venía un fragmento de piano con una voz que grabó en un teléfono. A veces, en el estudio de Inglaterra, demostraba una pequeña idea en la que tocaba instrumentos diferentes. A veces estaban un poco más arreglados, pero la mayoría de las veces era solo un boceto de una idea. A veces los resolvía en ensayo con la banda o a veces era solo él con una pequeña idea y me pedía que ayudara a organizar la canción en la que podía decir: “Oh, tal vez esa sección vaya a esa sección y tal vez llames a eso el coro y cortar esta sección por la mitad”. Otras veces, la misma canción tenía diferentes versiones en diferentes estados, o simplemente creamos la mayor parte de la canción en el estudio. Lo ensayaba con la banda y luego desmenuzamos esa versión y tratábamos de sacar todo y convertirlo en otra cosa. Hubo mucho de eso en el estudio.

Siempre con la banda que utilizó en la gira, no?
Sí. Su banda de gira está en el álbum, pero diría que es él quien toca muchos de los instrumentos. Él es un gran baterista. Tocó muchos de los tambores en el disco. Y a veces también tenía a Abe [Laboriel] tamborileando. Pero hubo un montón de tiempo donde solo estábamos yo, Paul y los ingenieros en el estudio y ocasionalmente tocaba aquí o allá. El bajo, obviamente, es prácticamente todo Paul. También tocaba el piano muchas veces y, a veces, la guitarra. Hay algunas canciones que tienen su banda y hay muchas donde Paul toca la mayoría de los instrumentos.

¿Hay una canción que básicamente sea solo con Paul?
“Confident” es principalmente Paul, pero a veces un músico de estudio venía y tocaba un poco de cuerda, como si se agregara un chelo. Hicimos algunas sesiones en Abbey Road, que fue muy, muy bueno. Nunca había trabajado allí antes, así que fue increíble ir allí con Paul y hacer el recorrido y escuchar las historias.

Contame más sobre cómo fue trabajar allí.
Fue increíble. Él contaba historias y se podía visualizar a él y John [Lennon] y la banda allí cuando eran niños. Eran tan pequeños. Él decía, “Oh, sí, nos gustaba tocar aquí y subir las escaleras emocionados de escuchar cómo sonaba”. Podría visualizarlo como un joven que graba esos álbumes. Eran tan inocentes. Él contó innumerables historias sobre la cámara de eco. Dijo que se escondían con John, riéndose cuando había otra sesión en otro estudio. También hubo muchas historias sobre la consola. Había una configuración para música clásica y otra para pop.

¿En qué momento se trasladaron las sesiones a Abbey Road?
Soy terrible con el tiempo, pero fue hacia el final del álbum. Fue más una sesión edulcorante, solo el final de todas las canciones. Tuvimos un cuarteto de cuerdas y un arpista. Luego hicimos que un músico de címbalo entrara y endulzara algunas de las canciones, doblando algunas de las melodías. Doblamos algo del piano. Puedes escucharlo en la introducción a “I Don’t Know”. Fue realmente genial.

Antes de comenzar a grabar, ¿hablaron sobre el tipo de sonido que querían lograr en el álbum?
Sí. Mencionó la variedad que tenían los discos de Los Beatles y quería traer diferentes estados de ánimo, diferentes ideas. Hay algunas canciones que solo son rock y hay algunas que son más acústicas y hay una influencia brasileña y muchas cosas diferentes. Quería evitar algo ordinario, quería experimentar. Tome una canción como “Hunt” o “Hunt You Down” – No estoy seguro del título exacto que terminó usando. Él decía: “Vamos a sacar las guitarras”. Una guitarra es demasiado obvia aquí. Hagamos que un chelo haga eso”. A veces teníamos muchas cosas en marcha, pero otras veces lo desglosamos y decíamos: “Solo tenemos batería y un instrumento de orquesta. Hagamos que el clarinete bajo toque lo que normalmente sería una parte de guitarra”. Realmente quería impulsar el arreglo de maneras inusuales. Yo fui un gran apoyo de eso. Es fácil voltearse en lo habitual, “Aquí está la banda tocando la canción de una manera muy típica”, pero quería superar los límites.

Veo que el álbum comienza con “Station I” y termina con “Station II”. ¿Qué me puedes decir sobre esas pistas?
Eso comenzó con una pieza de coro que Paul había trabajado en el teclado. Luego, trajimos a David Campbell para ayudar a organizar el coro. Fuimos a una catedral para grabar eso, lo cual fue realmente genial. Comenzó con nosotros en el estudio. Paul había resuelto algunos acordes que quería que las voces hicieran. Luego comenzamos a crear diferentes sonidos ambientales, algunos de los cuales provenían de bucles de cinta. Tenía un pequeño reproductor portátil de carrete a carrete, el que usaron en “Revolver” para “Tomorrow Never Knows”. Eso se hizo en esta pequeña máquina de cinta Brenell. Creamos algunos de los sonidos sobre eso, como desacelerar las guitarras.

¿Es la misma máquina de “Tomorrow Never Knows”?
Estoy bastante seguro de que es así. Él era un niño en ese entonces experimentando y diciendo: “Oye, si haces esto, en realidad da vueltas y puedes ralentizar la cinta y hacer estos efectos geniales”. John también tenía uno.

He leído que “Despite Repeated Warnings” es una verdadera epopeya.
Lo es. Ese es el estilo de algunas de las otras canciones épicas extendidas de Paul como “Band on the Run” y “Live and Let Die”. Estas son canciones épicas y orquestales y tienen muchas secciones y movimientos diferentes para ellas. Este era su concepto. Líricamente, probablemente podría decirle de qué se trata, pero definitivamente hay algunas referencias políticas allí. Llevó a la banda a la sala de ensayos y resolvió su estructura y se la llevó a L.A. y yo trabajé con ellos, la modificamos y resolvimos el arreglo. Fue una larga evolución llegar al final. Vinieron muchos músicos orquestales. Fue bastante trabajo conseguir eso porque eran como cinco o seis canciones en una. Son aproximadamente siete minutos de duración.

¿Qué hay de “Happy With You”?
Esa es una canción acústica muy simple. Es una de mis favoritas en el álbum, en realidad. Es algo acústico y luego creo que lo dobla en la guitarra eléctrica. Lo comprimió en el Fairchild, que era una verdadera técnica de Los Beatles. La canción tiene una melodía tan simple. Me encanta.

¿Cuál es la canción brasileña de la que estabas hablando?
Eso se llama “De vuelta en Brasil”. Esa fue una de las primeras canciones que grabamos y probablemente hicimos cuatro o cinco versiones diferentes hasta que obtuvimos la versión con la que terminamos. Fue una de las más complicados. Comenzó como algo muy diferente de lo que se convirtió, pero estoy muy feliz con eso. Tiene los clarinetes tocando la parte del piano eléctrico. Comenzó con piano eléctrico y batería y toda la banda, y luego lo desglosamos y lo construimos todo con instrumentos de orquesta. Trajimos al [compositor] Alan Broadbent y él ayudó con el arreglo. Hizo las cuerdas y los clarinetes y la flauta y cosas así. Me gustan los arreglos que hizo sobre eso.

¿Así que todo esto sucedió en un período de dos años cuando tuvo tiempo de inactividad entre giras?
Sí, durante su tiempo de inactividad. Creo que si sumaras todo el tiempo, serían cuatro o cinco meses. Trabajamos horas muy civilizadas, desde el mediodía hasta las seis de la tarde.

¿Cómo se profundizó y cambió su respeto por Paul como artista durante todo este proceso?
Aprendí mucho sobre él. Me encanta que está superando los límites en su composición armónica y lírica. Estaba realmente impresionado por los acordes que traería a la sesión. Soy un pianista, así que me sorprendió su armonía y su uso de la melodía y los acordes en el pasado. Lo veía trayendo nuevas progresiones de acordes que no había escuchado. Justo cuando piensas que has escuchado todo en la música grabada, trae una canción como “Despites Repeated Warnings”. Nunca escuché una canción escrita con esa progresión de acordes.

El álbum tiene 16 canciones. ¿Fueron grabadas más?
Oh si. En total fueron como 20.

¿Por qué Ryan Tedder terminó produciendo una de las canciones?
Él produjo “For You”. Eso sucedió porque hubo una falta de comunicación con la programación y no pude trabajar cuando Paul estaba ausente. Quería seguir escribiendo y grabar, entonces alguien se puso en contacto con Ryan para trabajar con él. Crearon esa canción en ese momento.

Ahora que has hecho esto, ¿con quién más te gustaría trabajar? ¿Bob Dylan? ¿Neil Young?
Me encantan los dos. Si alguna vez llegara la oportunidad, sería increíble. Pero Paul es muy bueno para mí. Y desafortunadamente, algunos de mis artistas favoritos ya no están con nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here