ESPECIAL ‘FLAMING PIE’ A 20 AÑOS DE SU LANZAMIENTO

0
25

Buenos Aires, 11 de mayo (Calico Skies Blog).-

‘FLAMING PIE’: UNA OBRA MAESTRA DICTADA POR LA INFLUENCIA BEATLE

Por Julio Martínez

La década del noventa fue testigo de una situación inimaginable tiempo atrás con la reunión que conmocionó al mundo. En un mismo estudio, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr volvieron a trabajar, esta vez con una cinta vieja de John Lennon que tradujeron en canciones, gracias a la tecnología, con ‘Free As A Bird‘ y ‘Real Love‘, la excusa perfecta para un proyecto ambicioso denominado ‘Anthology’, tanto en disco como en formato documental. La historia beatle la contaron ellos mismos y bajo ese espíritu, McCartney se valió de un nuevo trabajo solista que desde el 5 de mayo de 1997, el año que fue distinguido como Sir, se denominó oficialmente en Reino Unido bajo el nombre de ‘Flaming Pie‘, su obra en solitario con más guiños beatle que cualquier otra.
Entre 1994 y 1995, McCartney, Harrison y Starr, junto con el frontman de Electric Light Orchestra, Jeff Lynne, como productor, más la participación de Sir George Martin, no solo finalizaron esas dos canciones, también abrieron la caja fuerte con los demos y tomas alternativas de sus creaciones.
El ejercicio de la memoria entró en escena para McCartney, un músico habituado a echar mano al archivo para transformarlo en un material digno de publicar, y las ganas de hacer algo propio, cuestión que no sucedía desde 1993 con ‘Off The Ground‘, se acrecentó.

Flaming Pie‘ se nutrió de composiciones de años anteriores como ‘Calico Skies‘ (al estilo ‘Blackbird‘), ‘Great Day‘ y ‘Beautiful Night‘, que después de varios intentos encontró su forma definitiva. El álbum también se valió de nuevo material en los registros de ‘Young Boy‘, ‘The Song We Were Singing‘, ‘Little Willow‘ y ‘Heaven On A Sunday‘.

La atmósfera de la década dorada posibilitó un sonido de Paul más cercano a los tiempos con Los Beatles y también el regreso de amigos, nombres ilustres de esa era. Para empezar, Macca volvió a tener a Ringo en bateria, algo que no sucedía desde 1984 cuando trabajaron en el disco y la película ‘Give My Regards To Broad Street‘. El encuentro McCartney/Starkey, aceitado durante el proyecto ‘Anthology‘, derivó en el primer tema bajo esa firma (‘Really Love You‘) y la base tantas veces buscada por McCartney en ‘Beautiful Night‘.

La inclusión del guitarrista Steve Miller supuso una devolución de favores luego de aquella colaboración de McCartney en el tema ‘My Dark Hour‘, de 1969, con la instrumentación y producción, en pleno conflicto beatle. Macca solo figuró en los créditos de manera solapada con el seudónimo Paul Ramon.

Otro reencuentro fue con Martin aunque, a diferencia de Ringo, no pasó tanto tiempo. Paul y George unieron esfuerzos en ‘C’Mon People‘ de ‘Off The Ground‘ y también en ‘Put It There‘ de ‘Flowers In The Dirt‘ en 1989.
Sin embargo, Martin no fue el productor principal de ‘Flaming Pie‘, que también incluyó la inestimable presencia de otro histórico como Geoff Emerick. Esa tarea recayó en Lynne, un fanático de la música de Los Beatles que cumplió el “sueño del pibe” cuando les produjo ‘Free As A Bird‘ y ‘Real Love‘. El ex ELO estableció una buena relación con McCartney a pesar del favoritismo previo hacia Harrison (según la percepción del propio Paul) con quien trabajó en el exitoso ‘Cloud 9’ de 1987. Paul temió que Lynne fuese imparcial en las grabaciones para ‘Anthology’, pero descubrió un productor brillante, con grandes ideas y oído absoluto para mejorar los demos de Lennon. Con Lynne, McCartney dio el puntapié para ‘Flaming Pie‘, un álbum que marcó diferencias con ‘Off The Ground‘ porque Paul ya no contaba con una banda “estable” como aquella que integraron Robbie McIntosh, Hamish Stuart, Blair Cunningham y Paul ‘Wix’ Wickens. Solo Linda McCartney, con el aporte en los coros, acompañó a Macca. Esa presencia de Linda fue especial porque ya estaba enferma, a raíz de un cáncer de mama, que lamentablemente puso fin a su vida el 17 de abril de 1998. McCartney trabajaba con las ganas de siempre, esta vez aceptando definitivamente el legado beatle, pero con preocupaciones por la salud de Linda.

“Tal como perdí a mi muer a una edad temprana, Paul también perdió a su amada Inda, cinco años después de la muerte de Nicole. Vi bastante a Paul durante la enfermedad de Linda (por entonces estábamos grabando el álbum ‘Flaming Pie’) y aunque no hablamos demasiado del tema, él sabía que yo había pasado por la misma terrible experiencia”, recordó Emerick en su libro ‘El Sonido De Los Beatles‘.

LAS CANCIONES
‘The Song We Were Singing’ fue una declaración de Paul cuya elección como apertura no fue casual. McCartney nos dio una pista de qué iba ‘Flaming Pie‘ con odas a la década del sesenta que tan presente tuvo en ese disco y a su entrañable amigo John Lennon.
“Recordaba a los sesenta; cuando nos sentábamos tarde a la noche, fumando y tomando vino. Era debate, hablar sobre la solución cósmica. Era lo que hacíamos, eso de ¿y qué tal si? Fue un momento de la vida donde tenías la chance de pensar todo eso”, dijo Paul.
La canción fue compuesta en enero de 1995 en Jamaica durante sus vacaciones, al tiempo de vals, fue la primera en registrarse en las sesiones con Jeff Lynne, el 6 de noviembre de 1995, en Sussex. A su vez, el dato saliente es la utilización del contrabajo de Bill Black (regalo de Linda), el músico de Elvis Presley que se oye en el famoso tema ‘Heartbreak Hotel‘ de 1956 cuando Macca era un adolescente.
Paul McCartney: Voz, coros, guitarra eléctrica y acústica, bajo, contrabajo y armonio
Jeff Lynne: Coros, guitarra eléctrica y acústica, teclados
Productores: Paul McCartney & Jeff Lynne

‘The World Tonight’ fue la segunda cinta que McCartney y Lynne grabaron para el álbum, el 13 de noviembre de 1995. El tema también fue creado en los primeros meses de 1995, en Estados Unidos, donde Paul incluyó un riff de guitarra eléctrica que le dio otro estilo para modificar cierto formato folk.
La letra está basada en lo difícil resulta ser una estrella o una figura reconocida por la gente porque tiene una vida expuesta al ojo crítico de cualquiera. Hasta ese momento, la exposición de un artista solo se veía afectada por la televisión, la radio y los indiscretos ‘paparazzi’; ahora, un ciudadano común puede convertirse en eso con celular en mano con las redes sociales como propagación de la noticia.
Paul otorgó el demo de ‘The World Tonight‘ a Lynne quien produjo cambios para acercarlo más al espíritu de The Travelling Wilburys, la banda que integró junto con Harrison, Bob Dylan, Tom Petty y Roy Orbison.
Luego de la publicación del disco, el tema fue incluido en la banda de sonido de ‘A Father’s Day’ que protagonizaron Robin Williams y Billy Crystal.
Paul McCartney: Voz, coros, batería, bajo, guitarra eléctrica y acústica, piano y percusión.
Jeff Lynne: Coros, guitarra acústica y eléctrica, teclados.
Productores: Jeff Lynne & Paul McCartney.

‘If You Wanna’, grabado el 11 de mayo de 1995, marcó otro punto entre las pequeñas sociedades que McCartney armó en ‘Flaming Pie‘. Esta vez, con Miller combinaron esfuerzos para uno de los tracks más rockeros. El nacimiento del tema se remonta a mayo de 1993 cuando Paul realizaba la gira ‘The New World Tour‘. En un día libre, en Minneapolis, Macca compuso ‘If You Wanna‘ que se inspiró en la ciudad donde nació Prince con aquello de subirse a un Cadillac y manejar a través de los Estados Unidos.
“Quise escribir algo que se reflejara en Estados Unidos, como cuando manejas a través del desierto, en una gran carretera, con el horizonte enfrente tuyo”, señaló Paul sobre el mensaje de la canción.
Paul McCartney: Voz, batería, bajo, guitarra eléctrica, guitarra acústica 12 cuerdas
Steve Miller: Coros, guitarra eléctrica y acústica



‘Somedays’ supone una de las canciones más conmovedoras del álbum bajo el mando total de Paul que recordó al McCartney de su primer año como solista con el disco ‘McCartney‘ de 1970. ‘Somedays‘, que comenzó a grabarse el 1 de noviembre de 1995 en Sussex, fue concebida en marzo de 1994 cuando Paul acompañó a Linda a una sesión de fotos para su libro de recetas. Ese tiempo lo aprovechó para la composición.
“Como sabía que Linda iba a tardar al menos un par de horas, me puse como meta componer algo para cuando ella terminase su tarea me dijese: ‘¿Te aburriste? ¿Qué hiciste?’ Entonces yo tenía como respuesta: ‘Oh, escribí esta canción, ¿querés escucharla?”, comentó McCartney en el booklet de ‘Flaming Pie‘.
Con el amor como eje, la utilización de una guitarra española (comprada en Australia por consejo del guitarrista John Williams) en una pregunta-respuesta exquisita, McCartney pensó en George Martin para añadir un set de cuerdas.
“¡No perdiste tu toque!”, le dijo Martin cuando escuchó el demo y preparó la partitura para una orquesta, al estilo siglo XVIII, que llevó a cabo David Snell con las sugerencias de McCartney.
El percusionista Gary Kettel recordó una anécdota que fue incluida en el libro ‘The Recording Sessions: 1969-2013‘: “Salí a caminar luego de unas grabaciones en Abbey Road y cuando volví estaba esperando para cruzar. Un auto se detuvo, me dejó pasar y uno de los pasajeros bajó el vidrio y me dijo: “¿Qué estás haciendo en mi cruce?”. Era Paul”.
El set de cuerdas para ‘Somedays‘ fue incluido el 10 de junio de 1996 en los AIR Lyndhurst Studios.
Paul McCartney: Voz, guitarra acústica, guitarra española, bajo.
Productor: Paul McCartney




‘Young Boy‘ marcó una nueva colaboración con Miller quien ejecutó un solo de guitarra notable, uno de los mejores en las canciones de McCartney. Los trabajos realizados en el estudio Idaho, propiedad de Miller, en Estados Unidos, tuvieron fecha de inicio el 22 de febrero de 1995.
“Este tema fue otro de los que trabajé a contrarreloj. La escribí durante el tiempo que a Linda tomó cocinar un almuerzo para un evento del diario The New York Times. Fue grandioso renovar mi amistad de los sesenta con Steve Miller; el trabajo con él fue como caer en un viejo hábito”, manifestó Paul.
La historia cuenta que a raíz de las preguntas de su hijo James, sobre el pasado, con los últimos días con Los Beatles y la inminente ruptura, McCartney recordó a Miller y la cuestión no quedó allí porque lo convocó para ‘Flaming Pie‘.
Paul McCartney: Voz, bateria, bajo, guitarra acústica, órgano Hammond
Steve Miller: Voces, guitarra eléctrica
Productor: Paul McCartney



‘Calico Skies’ se transformó con el paso del tiempo en otra gema de la obra McCartniana en sus tiempos como solista. De a poco, con perfil bajo, se hizo un lugar en el corazón de los fanáticos. Paul tomó nota de ello y la incluyó en sus múltiples conciertos desde el año 2000, con sabor a justicia.
El 3 de septiembre de 1992, Macca registró ‘Calico Skies‘, con cierto aire al ‘Blackbird‘ de Los Beatles, con toda una declaración de amor a Linda en una sola línea: ‘Te amaré por el resto de mi vida’. No fue tenida en cuenta para ‘Off The Ground‘ y fue parte del proyecto ‘Flaming Pie‘.
El huracán Bob pegó fuerte en Long Island, Estados Unidos, en agosto de 1991, lo cual motivó inconvenientes domésticos para los McCartney, privados de electricidad. Ese contexto le dio la oportunidad de crear una pieza acústica memorable, al estilo de los sesenta, que registró en una sola sesión.
Paul McCartney: Voz, guitarra acústica, percusión (golpe en las rodillas)
Productores: Paul McCartney & George Martin



‘Flaming Pie’ le dio título al disco con una historia beatle por excelencia. Lennon apareció otra vez, en esta ocasión con el supuesto argumento por el nombre del grupo.
“John bromeó sobre el nombre Beatles y dijo que llegó por una visión de un hombre con un pastel en llamas, que vino hasta nosotros y dijo: ‘Ustedes son Beatles con una A'”, dijo McCartney a propósito del juego de palabras entre Beat (golpe en inglés) y Beetle (escarabajo).
McCartney aprovechó una idea que tenía sobre el piano con esta canción que también marca conexión con diferentes palabras en inglés como ‘sky’, ‘bye’, ‘cry’ y ‘pie’, de similar fonética, las cuales se le aparecieron mientras cabalgaba en su campo de Sussex.
Paul realizó pocas tomas de ‘Flaming Pie‘, para captar la atmósfera beatle, con la grabación del piano y la voz al mismo tiempo, mientras Jeff Lynne agregó guitarras. Los trabajos comenzaron el 27 de febrero de 1996.
Paul McCartney: Voz, coros, piano, batería, bajo y guitarra eléctrica
Jeff Lynne: Coros y guitarra eléctrica
Productores: Paul McCartney & Jeff Lynne

‘Heaven On A Sunday’ pasó a la historia en la obra McCartniana por ser el debut de su hijo James con un duelo de solos de guitarra interesante, bajo el tiempo de un R&B, en otro de los temas de perfil bajo, pero con pergaminos para ser tenido en cuenta.
McCartney se encargó de los punteos en la guitarra acústica, mientras que James se calzó la guitarra eléctrica con cierto estilo Floydiano, a lo David Gilmour. Se cuenta por ahí que McCartney imprimió algunas sugerencias a su único hijo varón a modo de lecciones a lo que éste le recordó que en el Liverpool de los años ’50, Macca no lo necesitó. “La saga continúa”, dijo Paul luego de la grabación que se inició el 16 de septiembre de 1996 en los estudios de Sussex.
“Estaba navegando en un bote pequeño; era yo, solo yo, la vela, el viento, muy calmo como el cielo en un domingo. Esa línea inicial me hizo trabajar en la canción. Entonces creí conveniente tocar con James, mi hijo, e intercambiamos frases. Fue placentero hacerlo”, expresó McCartney.
Paul McCartney: Voz, coros, batería, bajo, guitarra eléctrica y acústica, piano Rhodes, clavecín, vibraphone, percusión.
James McCartney: Solo de guitarra eléctrica
Linda McCartney: Coros
Michael Thompson, Richard Bissill, Richard Watkins, John Pigneguy: Corno francés
Productores: Paul McCartney & Jeff Lynne

‘Used To Be Bad’ reforzó la sociedad McCartney/Miller, pero esta vez con Steve cantando a dúo con Paul. En 1984, en la banda de sonido de ‘Give My Regards To Broad Street‘, McCartney señaló que no era un ‘chico malo’ (‘Not Such A Bad Boy‘) y ese concepto volvió a ‘Flaming Pie‘ con la utilización del pasado, porque ‘solía serlo’.
Con la intención de hacer un blues tejano, McCartney volvió a llamar a Miller para armar una especie de jam en los estudios de Sussex, en Inglaterra, que luego derivó en un dueto que se llamó ‘Used To Be Bad‘, que se registró el 5 de mayo de 1995.
“Fue simplemente una jam con Steve. Ya teníamos unos riffs de blues, fui a la batería y lo hicimos, como dueto, cantando en un solo micrófono. Hicimos la toma para la voz en una sola”, manifestó el bajista de Liverpool quien tiempo después, en marzo de 1997, se convirtió en Caballero por orden del Imperio Británico.
Paul McCartney: Voz, batería, bajo
Steve Miller: Voz, guitarra eléctrica
Productor: Paul McCartney

‘Souvenir’ es otra de las joyas ocultas del álbum bajo su tono sombrío y melancólico que lo hace efectivo, sumada a la buena interpretación de Paul en la voz.
“Tenía algo, una suerte de número de R&B al estilo Wilson Pickett en mi mente. Podía imaginar a un cantante soul haciéndolo. Es uno de mi favoritos y quedé satisfecho de cantar algo de R&B”, indicó McCartney.
La canción fue compuesta en Jamaica, en enero de 1995, y las grabaciones comenzaron el 19 de febrero de 1996 en Sussex. El final contiene un efecto raro que no más que la coda de un disco de 78-rpm que fue ideado por Jeff Lynne y Paul.
Paul McCartney: Voz, coros, batería, piano, clavecín, piano, guitarra acústica, guitarra eléctrica y bajo
Jeff Lynne: Coros, guitarra acústica, guitarra eléctrica, teclados
Kevin Robinson: Trompeta
Chris Davis: Saxo
Dave Bishop: Saxo barítono
Productores: Jeff Lynne/Paul McCartney

‘Little Willow’ es una balada que en el disco se tradujo como tributo al hijo de Maureen Starkey, la ex esposa de Ringo, quien falleció a raíz de un cáncer. El día de inicio de su grabación, el 21 de noviembre de 1995, coincidió con la publicación de ‘The Beatles Anthology 1’, en un estreno mundial, que contenía el tema ‘Free As A Bird‘.
Paul McCartney: Voz, coros, bajo, guitarra acústica, guitarra española, guitarra eléctrica, clavecín, armónica, mellotron, efectos de percusión.
Jeff Lynne: Coros, clavecín eléctrico
Productores: Paul McCartney & Jeff Lynne.

‘Really Love You’ fue compuesta codo a codo por Paul y Ringo el día después de la grabación de ‘Beautiful Night‘. El 14 de mayo de 1996, los ex Beatles se pusieron a trabajar, aunque en realidad todo nació de otra jam, un clima que se percibe en la canción. La base se apoyó en un trío con Jeff Lynne en guitarra, Ringo en batería y Paul en bajo. Una vez más, Macca acudió al R&B groove para desarrollar esta pieza firmada por primera vez bajo la dupla McCartney/Starkey.
“Hicimos ‘Beautiful Night‘ con Ringo y no fue suficiente. Queríamos más diversión, entonces nos pusimos a improvisar”, recordó Macca.
Paul McCartney: Voz, coros, bajo, guitarra eléctrica, piano
Jeff Lynne: Coros, guitarra eléctrica
Ringo Starr: Batería

‘Beautiful Night’ fue uno de los registros más complicados para McCartney en su etapa solista porque nunca quedaba conforme con él, hasta que en ‘Flaming Pie‘, con ayuda de Ringo, terminó con la cuestión. Le vino de maravillas porque fue el final adecuado, el típico tema McCartniano para cerrar un disco suyo.
“Tenía esta vieja canción y Ringo ayudó, cambiándole un poco la letra, y fue como en los primeros días. Ahí me di cuenta que no hicimos eso durante un largo tiempo, pero fue muy confortable”, dijo McCartney sobre la realización de ‘Beautiful Night‘.
La historia cuenta que la balada de Paul nació en 1986, con diferentes versiones que no lo convencieron. Quedó confinada al archivo, pero los trabajos en ‘The Beatles Anthology‘ la sacaron de ese lugar. De canción ochentosa pasó a un costado más beatle que se completó con el acompañamiento de orquesta que realizó George Martin en uno de sus últimos esfuerzos con McCartney, antes de su retiro definitivo.
Paul inició las grabaciones de ‘Beautiful Night‘ el 13 de mayo de 1996 y realizó sobregrabaciones el 13 de febrero de 1997 con un final más arriba en tempo y el agregado de solos de guitarras eléctricas, al estilo ‘Abbey Road‘.
Paul McCartney: Voz, coros, bajo, guitarra eléctrica y acústica, piano, órgano Hammond y percusión.
Jeff Lynne: Coros, guitarra eléctrica y acústica
Ringo Starr: Batería, coros y percusión
Linda McCartney: Coros
Productores: Paul McCartney & Jeff Lynne
Conductor de orquesta: David Snell

‘Great Day’ significó la frutilla, en este caso, del plastel en llamas. Como un guiño para los fanáticos de Wings, esta canción es setentosa, de los primeros días de un McCartney en la búsqueda de su camino solista, cuando Paul & Linda solían cantarle a sus chicos en la cocina.
Aquel suceso del huracán Bob en agosto de 1991, como con ‘Calico Skies‘, también dio pie a McCartney para rescatar ‘Great Day‘.
Paul & Linda entonan este tema, a dúo, como despedida, a lo Wings, y cierto dejo de emoción porque marca la última colaboración entre marido y mujer hasta el fallecimiento de ella, casi un año después de la publicación del álbum.
Paul McCartney: Voz, guitarra acústica, percusión (golpes en las piernas)
Linda McCartney: Coros
Productores: Paul McCartney & George Martin

LOS NÚMEROS DE ‘FLAMING PIE’
El décimo álbum en la carrera solista de Paul McCartney tuvo números aceptables en términos comerciales y de no haber sido por el fenómeno Spice Girls (¿recuerdan a las chicas británicas?) hubiese igualado la performance de ‘Tug Of War‘ en 1982. Tanto en Estados Unidos como en Reino Unido fue número dos y certificado como disco de oro. Asimismo, entró en el Top 20 de muchos países y hasta la fecha vendió un millón y medio de copias.
Sus singles fueron tres. siendo ‘Young Boy‘ (con ‘Looking For You‘ y ‘Broomstick‘) el que más lejos llegó, con el puesto 19 en Gran Bretaña. En tanto, ‘The World Tonight’ fue el único editado en Estados Unidos (N° 64) y luego publicado en Reino Unido (N° 23) junto con ‘Looking For You‘ (EEUU) y ‘Used To Be Bad‘ y ‘Really Love You‘ (UK). El tercero fue ‘Beautiful Night‘ (con ‘Love Come Tumbling Down‘) que escaló hasta el puesto 25 en Inglaterra, acompañado de un video clip que sufrió censura por la pareja que se introduce desnuda al río.
Cada lanzamiento incluyó fragmentos de ‘Oobu Joobu‘, el envío radial que efectuó Macca con demos, canciones inéditas y otras cuestiones, que acercaron a cada material como una especie de EP.

EN CONCIERTO
La recuperación de Linda no permitió que Paul realizase la promoción del álbum con su regreso a la giras luego del ‘The New World Tour’ de 1993. Sin embargo, ‘Flaming Pie’ tuvo revancha años después con la interpretación en vivo de algunas de sus canciones. Una de ellas es la propia ‘Flaming Pie’ que fue incluida en el álbum ‘Good Evening New York City’ de 2009 junto con ‘Calico Skies’ que fue parte del histórico evento en la Plaza Roja de Moscú, Rusia, en 2003.

CONCLUSIÓN
Flaming Pie‘ no es otro disco más en la obra solista de Paul McCartney. Si bien cada uno tiene su característica y puede gustar más o menos, este proyecto encontró a Macca en un torbellino de emociones, entre el reencuentro con George y Ringo (el fuerte pasado beatle) y el estado de salud de Linda, el amor de su vida, con aires renovados en cuanto a inspiración.
Paul armó un combinado de canciones, con varios puntos altos, que recuerda a su primer intento solista, ‘McCartney‘, pero ambientado a los noventa; renovado y con más experiencia, por supuesto.
Las emociones fuertes son un factor clave en ‘Flaming Pie‘ con un McCartney al borde de los 55 años que veía cómo crecían sus hijos, con edades para despegar de casa y hacerse un nombre propio, a pesar de lo pesado del apellido; y de las desgracias o cuestiones amargas de la vida como la pérdida de seres queridos. Su gran amigo Ivan Vaughan, el mismo que lo presentó ante John en Los Quarrymen, estaba en sus días finales y los últimos detalles para la finalización del álbum encontraron avanzada la enfermedad de Linda.
Cuando los fanáticos eligen sus discos de McCartney, ‘Flaming Pie‘ aparece al menos entre los cinco primeros en la mayoría de ellos y no es para menos porque sus canciones, su sonido y producción así lo ameritan.
Generalmente, McCartney suele mostrar sus diferentes facetas como intérprete y compositor. A veces cae en el intento, lo cual conlleva el riesgo de rebajar el gusto por el álbum, pero en otras ocasiones, como en ‘Flaming Pie‘, con mucho aire beatle, triunfa y lo hace perdurable con el paso del tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here