El estadio de River Plate fue testigo de tal acontecimiento. Paul McCartney dio sus primeros pasos en el escenario montado detrás de la avenida Figueroa Alcorta, la multitud enloqueció y el sueño de ver a un beatle por primera vez en la Argentina se cumplió. Ese anhelo tan postergado se concretó el 10 de diciembre de 1993.

La Argentina empezó a acostumbrarse a recibir artistas de tal calibre a partir de ese año. Madonna y Michael Jackson había desplegado shows espectaculares y faltaba McCartney quien a través de la gira «The New World Tour», iniciada el 18 de febrero en Milán, Italia, que también tuvo como escalas en Australia, Japón y Brasil.

Paul realizó tres conciertos memorables en River el 10, 11 y 12 de diciembre. Cada noche tuvo su matiz, cada show generó emociones y sirvió también para el descubrimiento de un nuevo público.

Aquella serie de conciertos no solo fue especial porque McCartney pisó primera vez la Argentina. La banda que acompañó a Paul incluyó a Linda McCartney, su compañera de la vida, la madre de sus hijos y ex tecladista y corista de Wings. La alineación se completó con Robbie McIntosh (guitarra), Hamish Stuart (bajo), «Wix» Wickens (teclados) y Blair Cunningham (batería): una banda de sonido ajustado, rockero y refinado.

McCartney, quien condujo un auto con su familia a bordo desde Ezeiza hasta Luján para hospedarse en Buenos Aires a instancias de Linda, estuvo brillante, impecable y sorprendido por la calidez del público que en varias veces entonó: «Ohhhh, Paul McCartney, es un sentimiento, no puedo parar!!!». Ese momento se vivió como una muestra de agradecimiento para un artista único que no se guardó nada en el escenario del Monumental.

Los instantes previos a los conciertos se proyectó un mini documental que recorrió la vida de McCartney. Por esas pantallas enormes se divisaron Los Beatles, Wings y el Paul casero, el familiar y esposo con cuatro niños a su alrededor. Los minutos finales sirvieron para crear conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y los derechos de los animales. Una vez finalizado el video, Paul, con una sonrisa enorme, apareció con su caracteristico bajo Höfner a cuestas y desde ese mismo instante hipnotizó a todos.

La lista de temas ejecutadas el 10, 11 y 12 de diciembre en River Plate fue la siguiente:

Sin dudas se trata de un setlist más que interesante. Por entonces, Paul promocionó el disco «Off The Ground» y los temas elegidos fueron los correctos. Escuchar a McCartney con una voz potente fue otro recuerdo brillante tanto como su energía, sencillez y entrega durante todo el show. En esas noches nos emocionamos con «Let It Be», «Yesterday» y «My Love», con un estadio iluminado por los encendedores entregados en el ingreso al estadio y también hubo momento para saltar, cantar y bailar con «Can’t Buy Me Love», «Back In The USSR» y «I Saw Her Standing There». La fiesta fue completa.

El 10 de diciembre es un día histórico, especialmente para quienes vieron a Paul McCartney por primera vez en su vida. No se trató solamente de un show más, en muchos casos cambió el curso de sus vidas. La misma situación ocurrió en el resto de sus regresos (2010 y 2016) porque cuando ves a Paul, estás en presencia siempre, no importa el año, del mejor concierto de tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here