Paul McCartney estuvo bajo la lupa en éstos días a través de distintas entrevistas como motivo de la promoción de su próximo disco “Egypt Station”. Ese miramiento relució datos personales que si bien fueron mencionados en otras etapas de su vida, reforzaron los difíciles momentos que atravesó como todo mortal en este mundo.

En la nota con la revista Mojo, Paul aseguró que se “automedicó” una vez concebida la ruptura de Los Beatles en abril de 1970. La historia surgió a partir de la letra de “Happy With You”, uno de los 16 tracks de “Egypt Station”.

“Solía tomar demasiado / Olvidarme de volver a casa”, canta Paul en una de las líneas de “Happy With You” como reflejo de sus primeros días como solista, pero el relato fue mucho más allá: “Solía drogarme y desperdiciarme”.

McCartney confirmó que se sintió “abatido” tras la ruptura beatle. “Estaba en medio de una horrenda situación de mierda, donde alguien tomaba cada centavo de lo que habíamos hecho”, en referencia a los problemas financieros del grupo que luego derivó en un juicio para disolver la sociedad.

“No fue fácil y me llevó a un momento muy difícil en mi vida. Definitivamente me automedicé allí y bebí más que nunca y probablemente más que nunca, pero lo superé”, remarcó McCartney.

Paul aseguró la infelicidad que soportó durante ese tiempo y puso como ejemplos a Ringo Starr y Joe Walsh porque también superaron esa situación: “Ellos fueron demasiado lejos, pero ahora están sobrios”.

Macca dijo que “Happy With You” está “emparentada” con Ringo y agregó que contó la historia de cómo “solían hacer cosas locas”, pero que se alejaron de eso porque son felices. “Ringo está muy contento con su vida”, indicó Paul.

“Solía volverme un poco más loco que ahora”, remarcó Macca. “Tengo ocho nietos. No tengo tiempo. El abuelo no puede estar sentado en su sillón con un gran porro y una botella de tequila”. De paso, McCartney informó que solo bebe vino una vez por semana, pero “en un vaso grande”.

La transmisión del especial “When Corden Met McCartney” en CBS también rozó otro punto personal delicado para Paul como el arresto por posesión de marihuana en enero de 1980 en Japón que lo tuvo tras las rejas durante nueve días con la cancelación del show de Wings incluido.

“Aún no entiendo cómo sucedió eso, pero sucedió”, dijo McCartney. “Y en mi maleta, sí, había algo de marihuana en la maleta. Y terminé en la cárcel. Nueve días, ¡aterrador!”, recordó Paul.

Por último, McCartney se refirió brevemente con Corden a la leyenda urbana (mundial) del “Paul Is Dead” que alertó a todos especialmente con la publicación del disco “Abbey Road” de Los Beatles en 1969.

“Simplemente lo dejamos ir”, dijo Paul sobre un rumor que sirvió como una publicidad perversa. McCartney lo emparentó con una humorada de mal gusto que luego tomó dimensiones extraordinarias y con el paso del tiempo se mantuvo.

Para los McCartnianos, estas historias son conocidas, pero los portales del mundo se hicieron eco y tal como dice la canción, “Some People Never Know”…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here